Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cristina: Por terca le ganó al cáncer

Cristina Eustace

Cristina Eustace

- Getty Images

"No soy monedita de oro de la gente floja. A la gente que no le gusta chambear es a la que no le caigo bien, pero eso no me quita el sueño", dice Cristina con una enorme carcajada y con un gran brillo en los ojos. Originaria de Chihuahua, México, confiesa haberse quedado muy sorprendida cuando le avisaron de que su álbum, "Golpes de Pecho", estaba nominado para un Latin Grammy en la categoría de Mejor Álbum Banda. Esta es la primera nominación para un Latin Grammy que recibe.

Se dice fácil, pero Cristina trabajó muy duro para llegar a donde está. Se mudó a Estados Unidos dejando atrás a su familia, tocó muchas puertas, superó un cáncer en las cuerdas vocales y ahora se prepara para llevarse el premio más codiciado por cualquier cantante, un Latin Grammy en la ceremonia que será transmitida por Univision el 15 de noviembre.

"Hablar inglés en este país te da otro nivel"

Para hacer realidad un sueño muchas veces hay que sacrificar cosas y dejar de lado lo que más queremos. Y aunque es muy duro comenzar desde abajo, a Cristina no le da vergüenza decir que para salir adelante en Estados Unidos lo primero que hizo fue limpiar casas y cuidar niños.

LLegó a este país para estudiar en la universidad de Utah porque se ganó la beca a la excelencia Benito Juárez. "No hablaba ni maíz de inglés, pero no hice nada más que estar encerrada en una biblioteca por cuatro años estudiando. Entré sin hablar inglés y salí hablándolo muy bien". Cristina asegura que sus mejores maestros fueron los niños que ella cuidaba, ya que con ellos aprendió el inglés básico que necesitaba para defenderse en la calle. Además dijo no importarle hablar con acento marcado porque la cosa es defenderse. Y sí que ha sabido hacerlo muy bien.

Cristina disfruta mucho de vivir en Estados Unidos porque le encanta la 'ensalada de culturas' que sólo aquí se puede experimentar. "Eso es lo más padre, saber que puedo encontrarme a alguien que está viviendo lo mismo que yo, que es esa lucha que todos vivimos juntos y que es precisamente lo que nos une como estadounidenses. Ahora tengo más de 10 años viviendo por acá y sí creo que es un país de oportunidades. Cuando tú te educas, cuando tú luchas por tus sueños, puedes conseguir lo que persigues.

Su terquedad la llevó a superar su cáncer

La nominada al Latin Grammy se esfuerza cada día por ser mejor porque eso es algo que su padre le ha inculcado desde que era niña. "Soy terca como una mula. Cuando tengo una meta no hay quién me quite eso de la cabeza. Mi papá, a quién adoro e idolatro, me decía que si uno tiene una meta, hay que defenderla. Por eso creo que es importante que nuestros padres nos enseñen a defender nuestros sueños y a luchar por ellos".

Gracias a que se lo descubrieron a tiempo y a la terquedad que la caracteriza, Cristina pudo superar el cáncer en las cuerdas vocales que le diagnosticaron en 2011. Con lágrimas en los ojos y visiblemente emocionada, la cantante de banda le da las gracias a su familia y a sus fans por el apoyo incondicional que le dieron mientras se recuperaba. Y por ser terca como una mula, como ella dice, no se dejó vencer y luchó hasta que venció esta terrible enfermedad.

"Soy feliz porque estoy viva"

Aunque Cristina asegura que aún le faltan muchas cosas por lograr, tanto en su vida personal como profesional, le agradece a Dios el simple hecho de estar viva, de poder cantar y de seguir trabajando todos los días sin parar. "Ni duermo porque quiero seguir cantando. Estoy feliz con mis fans que siempre me han apoyado en todo momento desde mi página, cristinae.com. Además le agradezco a la vida y a Dios el tener una famila, que no es perfecta, pero que me ama y me apoya. Gracias a ellos estoy aquí".

 

 

 

 

 

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí