Publicidad | Vea su anuncio aquí

"Nuestra cultura es el mejor legado que podemos dejar"

Diana Aleman: Productora de televisión

Diana Aleman: Productora de televisión

- Univision

Diana Aleman, de madre cubana y padre guatemalteco, nació un 31 de diciembre de 1981. Vivió hasta los siete años en Nueva Orleans, Luisiana ya que su madre decidió mudarse a la ciudad Miami. Desde pequeña le enseñaron a hablar español antes que a hablar inglés, según ella, sus padres no querían confundirla hablándole dos idiomas a la vez. Así fue como Diana no sólo aprendió a la perfección a hablar español, sino que también aprendió a escribirlo correctamente. Sus padres se divorciaron y Diana creció dentro de un matriarcado. "La vida en mi hogar era diferente a la de mis amiguitos en la escuela. Yo aprendí a hablar español antes que inglés, además crecí con tres generaciones de mujeres fuertes e independientes que fueron mi mamá, mi abuela, mi bisabuela y mi tía abuela. Desde joven Aleman sabía que sería actriz, pero se desvió un poco del camino y hoy en día es productora de televisión, aunque en sus ratos libres se dedica a la actuación. Dice estar orgullosa de su familia por todo lo que ha logrado en este país, pero también está muy agradecida porque nunca permitieron que se desligue de sus raíces hispanas que son parte importante de su formación como profesional y como ser humano.

"Gracias a mi madre crecí con la mente y el corazón muy abiertos"

Desde niña aprendió a vencer miedos e inseguridades. Según Diana, todo lo que es se lo debe a su familia. "Mi madre es una cubana de alma libre y llena de vida llamada Edilia y mi padre fue un guatemalteco reservado y misterioso llamado Edgar. Los dos no podían ser más distintos. Hoy en día mi mamá es mi mejor amiga. Gracias a ella aprendí a querer la vida y a apreciar la belleza de las cosas, como el amor al arte por ejemplo. Me acuerdo tener cuatro años y estar viendo películas de Alfred Hitchcock con ella, después me ponía un disco de Santana y le seguía uno de Raphael. Escuchaba de todo y me expuso a todo. Es un torbellino de espíritu y vida. Gracias a ella crecí con la mente y el corazón muy abiertos".

"En este punto de mi vida mi meta laboral es vivir de lo que amo y trabajar para vivir"

Y aunque Diana ha llegado muy lejos en su carrera como productora de televisión, asegura que para ella el éxito profesional no lo es todo en la vida. De sus abuelos aprendió el sacrificio y la importancia del trabajo. Recién llegados a este país su abuelo trabajó en una bodega y su abuela en una heladería. Con esfuerzo y perseverancia se superaron y pusieron un restaurante llamado 'La Caridad'. "Fue el primer restaurante español-cubano de Nueva Orleans. Mi abuela, a quien de cariño llamo 'Cuki', puso su famosa sazón cubana a prueba y fascinó a toda la ciudad".

De su familia Diana aprendió una lección de vida: "Para mí no hay nada más importante que tratar a tus empleados y compañeros con respeto, humildad y bondad. En una industria tan estresante y con tantos egos como es la de los medios de comunicación, vale mucho tener armonía y paz. En este punto de mi vida mi meta laboral es vivir de lo que amo y trabajar para vivir".

"Nuestra cultura y herencia es el mayor legado que podemos dejar"

El consejo que esta joven de raíces latinas les da a todos los inmigrantes que están pasando por momentos difíciles es no darse por vencidos."No dejen de compartir su idioma e historia con sus futuras generaciones. Nuestra cultura y herencia es el mayor legado que podemos dejar. No hay que darse por vencidos y aunque la lucha no es fácil, sí vale la pena". Diana Aleman seguirá trabajando como productora de televisión poniéndole su toque latino a las producciones americanas en las que trabaja, pero también seguirá persiguiendo su sueño de convertirse en una gran actriz.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí