Publicidad | Vea su anuncio aquí

De la adolescencia a la independencia

Denisse Montoya

Denisse Montoya

- Denisse Montoya

Denisse creció sin su mamá y al entrar a la etapa de la adolescencia se dio cuenta de lo mucho que la necesitaba. A los 16 años decidió mudarse a Estados Unidos; pero la vida aquí era completamente diferente a lo que se imaginaba.

En su primer año en este país, aprendió a hablar inglés en la escuela secundaria y consiguió un trabajo sirviendo comida en un restaurante chino en un centro comercial. "Yo tenía que trabajar algunas veces por la noche o los fines de semana”.

El trabajo es lo más importante para los hispanos recién llegados y a veces la gente no te quiere ayudar. “En nuestros países conocemos gente con los que podemos contar y recibes ayuda cuando lo necesitas. Aquí la gente es más reservada y fue dificíl que mi mamá encontrara un trabajo como el que tenía en Venezuela". Las costumbres latinas son diferentes en comparación con las estadounidenses.

Afortunadamente, su mamá se casó de nuevo y su esposo tuvo la ayuda de su jefe para empezar el proceso de brindarle a Denisse la posibilidad de vivir una vida mejor en Estados Unidos. “Él fue muy servicial ya que sabía cómo funcionaba todo aquí y nos ayudó a encontrar un apartamento y conseguir nuestro primer auto. Nos sentíamos felices de las cosas pequeñas que pudimos lograr con su ayuda”. Denisse no imaginaba su vida fuera de Venezuela pero, ahora, no tiene en mente regresar. “Este país se ajusta a mi personalidad”.

Ahora, a los 30 años de edad es Directora Ejecutiva de su compañía y está sumamente orgullosa de sus logros. “Yo nunca me quedé atascada y siempre pude seguir adelante para mejorar cualquíer situación y poder demostrárselo a mis hijas. Siempre hay que permanecer fiel a sí mismo y a las raíces porque los latinos son más fuertes de lo que piensan”.




Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí