Publicidad | Vea su anuncio aquí

El valor de tener una familia

Maribi Paula

Maribi Paula

- Maribi Paula

El avión se detuvo en la pista de aterrizaje, abrió sus puertas y agarrada de la mano por su padre, sintió el aire frío de EEUU por primera vez. Alaska no es parte de Estados Unidos, pero Maribi Paula pensó que sus padres la habían traído de Cuba a este país para vivir en un iglú. “Papá, ¿dónde estamos, en Alaska”? Su papá le había asegurado que Alaska era un lugar mucha más helado que la ciudad de Nueva Jersey. Y en ese momento por primera vez en su vida pisó tierra americana como una niña inmigrante.

EEUU era muy distinto a lo que ella estaba acostumbrada como niña en Cuba. La cultura americana no era lo que se imaginaba. “Las cosas eran muy diferentes debido a la barrera del idioma. Era difícil preguntar por direcciones, especialmente para mis padres”. Igual ella trato de evitar sentirse sola al no tener nadie con quien hablar.  En el colegio no tuvo muchas amistades ya que no podía comunicarse con nadie. Su única verdadera amiga era su madre. Pero poco a poco, su vida empezó a mejorarse con la ayuda de un familiar que vivía en EEUU.

Hasta el día de hoy, con un nudo en la garganta al no poder hablar, todavía se emociona pensando en el momento en que tenía que despedirse de todos sus seres queridos. “Me gustaría regresar a Cuba y visitar el resto de mi familia que tengo por conocer, ya que me fui cuando era solo una niña”. Gracias a este país y la libertad que tiene de poder viajar a cualquier parte del mundo, sigue con las esperanzas de un día poder reunirse con sus familiares en Cuba.

Maribi aprendió no tenerle miedo a los obstáculos de la vida. “Mi mama ha sido una mujer fuerte que me ha enseñado la importancia de alcanzar mis sueños”. A los 16 años, Maribi se caso y se convirtió en mamá al año siguiente. Consiguió su primer trabajo en EEUU a los 18 años en una tienda de ropa y fue empleada de la compañia 9 años.  Ella estaba orgullosa de haber podido independizarse y cuidar de su familia.

Hoy en día es una mujer feliz de haber logrado su sueño de tener su propia familia en la cuál ha podido mantener unida. Maribi está muy agradecida de tener a sus nietos, hijos e esposo y de poder compartir los momentos más importantes de su vida con ellos. A pesar de haber sido criada en lo que parecía un universo distante frío, sus padres le enseñaron que mientras una familia se mantenga unida, no hay nada que temer en el mundo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí